By Anfitriona

La buena anfitriona en AirBnB

La buena anfitriona en AirBnB. Podríamos decir el buen anfitrión o la buena anfitriona… y elegimos anfitriona porque la cosilla de poner arroba con la palabra anfitrión, no funciona bien… Anfitrión@ queda más que raro.

 

Así que os daré algunos consejos como la buena anfitriona de AirBnB que soy.

La premisa básica para ser buen anfitrión, -o buena anfitriona- es sentirte seguro con los huéspedes. AirBnB tiene una capa importantísima de confianza.

Personalmente lo creo así: La gente es, por naturaleza, buena. Pero no está de más adoptar algunas medidas que te hagan sentirte más seguro.

– Interactúa mucho con los usuarios, y siempre a través de la plataforma.

 

Comunícate y que te paguen siempre a través de la plataforma. AirBnB, además, valora que contestes y que contestes rápido a través de su propio sistema. Pero es que además todas esas comunicaciones estarán en manos de AirBnB, y, frente a futuras reclamaciones serán una prueba clave.

– Paga a través de la plataforma.

Con los pagos sucede lo mismo. Si es cierto que “pagando por fuera” podrías ahorrarte una pequeña comisión… pero ¿que credibilidad tiene el huesped que te lo pie o el host que lo acepta? Personalmente las comisiones de AirBnB no me parecen excesivas para el fantástico servicio que me prestan. Algo similar me sucede con el resto de plataformas.
Ten en cuenta que AirBnB cuénta con un buen seguro de protección, con una importante cobertura por incidentes frente a reclamaciones realizadas por terceros, derivados de una estancia con Airbnb. Si algo sucede, estarás encantado de haber utilizado la plataforma.

– Consulta los perfiles, las evaluaciones, las verificaciones y las referencias de los interesados.

Comprueba que han verificado sus números de teléfono, sus correos y las redes sociales que tienen conectadas a su cuenta. Muchas veces la gente no ha verificado por pereza o desconocimiento. Yo a muchos huéspedes le pido que se verifiquen, les explico los motivos, les ayudo a hacerlo. Yo me quedo más tranquila y ellos me lo agradecen enormemente.
Estoy alquilando mi casa y la de gente a la que aprecio, viviendas que nos cuesta mucho mantener en perfecto estado… cualquier verificación es poca. Todo el mundo lo entiende; y además, en este tipo de plataformas la seguridad, la confianza y la ayuda mútua es clave.
Sigue tu olfato: si huele mal, no aceptes.

– Completa las normas y la guía de tu apartamento.

Así los huéspedes sabrán que se vana a encontrar, y cómo deben comportarse, y que se espera de ellos. Debes incluir toda la información que un huésped deba conocer antes de reservar tu casa, ¿está permitido fumar? ¿pueden montar una pequeña fiesta? ¿tener animales de compañía? ¿hay zonas a las que no podrán acceder?.

Incluye requisitos de reserva en tu anuncio, si te hace sentir más seguro.

Puedes establecer las verificaciones que deben tener tus huéspedes. También otras características, como edad y demás. Investiga, y si te hace sentir más seguro, habilita la verificación previa antes de poder hacer una reserva en tu alojamiento.
Ah… no te olvides de introducir un depósito de seguridad.

– Completa las instrucciones de seguridad, y dota de las elementos necesarios.

No está de más tener algunos elementos de seguridad mínimos en tu vivienda. Un pequeño extintor o manta apaga fuegos, detectores de humos y gases… y un pequeño botiquín.
Señala y enseña a los huéspedes donde están las llaves de paso más importantes, y pon en un lugar visible los teléfonos de emergencia.
Si un huésped se encuentra en una situación de emergencia, es importante que sepa a quién puede llamar, el lugar al que debe dirigirse y qué debe hacer.

Visita la página en la que AirBnB explica cómo ser un anfitrión responsable.